¿Qué es mejor un somier o una base tapizada?

elegir base tapizada o somier

En la mayoría de las ocasiones se suele atender sobre todo a la calidad del colchón como una de sus principales razones de compra. Sin embargo, también hay que tener muy en cuenta el soporte del colchón. Los beneficios que puede ocasionar para nuestro descanso un buen soporte, ya sea una base tapizada o somier, pueden ser numerosos.

La base tapizada o somier son los dos soportes más habituales para nuestros colchones. La duda de cualquier consumidor está en cuál de los dos elegir. O lo que es lo mismo, que es mejor somier de láminas o base tapizada. Todo dependerá de una serie de factores, pero fundamentalmente del tipo de colchón que tengamos. En función del mismo, tendremos que optar por una opción u otra.

La base tapizada

Tener una buena base tapizada nos permitirá poder aprovechar al máximo todas las cualidades y características de nuestro colchón. Muchos la consideran un tipo de somier, pero a decir verdad tiene una serie de diferencias respecto a este, de hecho, ofrece una serie de ventajas que ha favorecido el incremento en las ventas de este tipo de bases, lo que ha provocado de manera lateral, que la transpirabilidad de los colchones evolucione para poder colocarse sobre este tipo de bases. Una de las ventajas más destacables es que evita la deformación del colchón y hace que éste dure en buenas condiciones más tiempo que lo que duraría en un somier laminado.

Qué es una base tapizada

Una base tapizada es el soporte ideal para cualquier colchón y se caracteriza por proporcionar un extra de firmeza y estabilidad al descanso de cada persona. Una base rectangular y firme compuesta por una estructura metálica, reforzada con travesaños y cubierta con un tablero de madera estratificada tapizado. Son precisamente estos elementos los que le confieren a la base tapizada su resistencia y durabilidad.

Precisamente, la mayoría de las actuales bases tapizadas ofrecen una mayor firmeza que los somieres multiláminas. A esto hay que añadirle que la base puede estar perforada (el tablero superior cuenta con perforaciones), lo que ayudará a disfrutar de una mayor transpiración y durabilidad en el colchón. Las perforaciones pueden verse por medio de unos aireadores de ventilación que se incrustan en la parte superior para ganar en transpirabilidad y descanso.

La base tapizada suele servir para cualquier tipo de colchón, aunque habrá que tener en cuenta una serie de condicionantes. Por ejemplo, si el colchón no es de muelles debe ser transpirable para colocarlo sobre una base tapizada. En general, la mayoría de los colchones viscoelásticos de alta calidad que se pueden comprar en la actualidad, ofrecen una alta transpirabilidad y pueden ser colocados sobre este tipo de bases tapizadas perfectamente.

¿Por qué comprar una base tapizada?

Hay varias razones por las que comprar una base tapizada como soporte para el colchón. Por lo general, suelen ser más rígidas que los somieres y permiten que toda la parte trasera del colchón se apoye en la base. La rigidez y el acogimiento que proporciona al descanso son dos de sus características más destacadas desde siempre.

Es cierto que las bases tapizadas aportan menos transpirabilidad que los somieres. Esta ha sido desde siempre su principal desventaja. Sin embargo, los principales fabricantes han trabajado mucho en los últimos años para que las bases tapizadas ganen cada vez más en transpirabilidad, equiparándose ya algunas de ellas a las de algunos somieres.

Además, una base tapizada siempre ha tenido un enorme componente estético para el conjunto de la cama. Sin ir más lejos, es un producto que podemos personalizar de acuerdo a la decoración que tengamos en la habitación. En este caso, la base tapizada es mucho más versátil que el somier.

Cómo elegir la mejor base tapizada

Las bases tapizadas han sido desde siempre una excelente alternativa a los somieres. Hay diferentes aspectos de este elemento que debemos tener muy en cuenta a la hora de decantarnos por su compra.

La tapa de la base tapizada debe ser siempre firme y transpirable. De hecho, los mejores materiales de una base son aquellos que dejan transpirar al colchón, algo que resultará fundamental en nuestro descanso.

Por otro lado, la base tapizada debe ajustarse perfectamente a las patas de la cama. Unas buenas patas aseguran y garantizan la correcta estabilidad y robustez de la base. Por ejemplo, en bases grandes o familiares lo más recomendable es disponer de unas 6-8 patas.

Ya que hablamos de estabilidad y refuerzo en la estructura, la barra de acero de la base tapizada es muy importante. Cuantas más barras haya, más reforzada y duradera será la estructura.

Por último, las bases tapizadas de tela y polipiel son las más habituales, pero si lo que buscas es una calidad superior, es recomendable pensar en hacerse con una base tapizada de estilo nórdico, ya que este tipo de tapizado (3D antideslizante) permite una constante circulación del aire.

El somier

El somier es un complemento básico para el colchón. Su función principal es la de sujetar el colchón, pero además es quien se encarga de maximizar el confort manteniendo la espalda en una postura adecuada. La elección de un somier dependerá por tanto de una serie de factores.

Qué es el somier

El somier es la base sobre la que se sostiene el colchón. Su principal misión es aislar a la cama del frío, la humedad y la suciedad del suelo. El somier es un elemento que complementa al colchón haciéndolo más firme y que potencia sus cualidades de elasticidad y adaptabilidad. Una parte indispensable para mantener el nivel de aireación adecuado en la cama.

Por lo general, el somier está compuesto por un bastidor metálico o de madera sobre el que se colocan de forma transversal una serie de láminas de madera de haya o chopo. En las camas más grandes también podemos ver un larguero central en el bastidor. En los últimos años, también se están fabricando láminas de fibra de vidrio.

La firmeza del somier dependerá del número de láminas y la anchura de las mismas. Es por eso que habrá que escoger el somier en función de la persona que lo vaya a utilizar.

¿Por qué comprar un somier?

El somier es el elemento que mantiene a la cama aislada del frío, la humedad y la suciedad del suelo. Sin embargo, hay otra serie de razones que lo hacen indispensable. Sin ir más lejos, podemos comprar el mejor colchón del mercado o el más caro, pero si no contamos con un buen somier el colchón no cumplirá su función de descanso al 100%.

Un somier de calidad es la estructura que aguanta el peso del colchón de la manera más adecuada. Es el elemento que nos permitirá dormir sobre una estructura firme, resistente y muy cómoda.

Además, un colchón apoyado en el suelo puede absorber la humedad, por lo que además de mancharse se ensuciará más fácilmente y perjudicará nuestro descanso. Para evitar todo esto, lo más recomendable es comprar un somier. Así se logra elevar la cama del suelo para que no solo esté a una altura más cómoda, sino también para preservarlo de elementos como la humedad y la suciedad que pueden reducir su durabilidad.

Cómo elegir el somier más adecuado

La firmeza del somier varía en función del número de láminas y la anchura que estas tengan. Las mejores láminas son las de madera de haya, ya que son más flexibles y duraderas que las láminas de madera de chopo, que también suelen ser muy habituales entre los fabricantes.

Los somieres pueden tener los bastidores metálicos o de madera. Los primeros son más baratos y fáciles de transportar, pero no tienen la flexibilidad y la durabilidad que un bastidor de madera.

Por último, es muy importante prestar especial atención a la fijación de las láminas del somier al bastidor. Esta fijación será la que aporte un mayor grado de flexibilidad a las láminas, lo que repercutirá en la firmeza y comodidad del colchón. Así podremos saber si es mejor un somier láminas o base tapizada.

¿Somier o base tapizada?

Una vez que sabemos qué es un somier y qué es una base tapizada, llega la hora de preguntarnos cuál de los dos elementos comprar. La elección de una base tapizada o somier dependerá de una serie de factores, aunque los más importantes son la ventilación y el grado de humedad que tenga la habitación en la que se encuentra la cama.

Si la habitación no tiene humedad, se puede elegir cualquiera de las dos opciones, el somier o base tapizada. Aquí tan solo habrá que prestar especial atención al confort y estética que nos ofrece cada uno de estos elementos. Pero en caso de que la habitación no esté bien ventilada y tenga humedad, hay que dejar un poco de lado el confort y elegir o bien un somier o una base tapizada en función del colchón que tengamos.

La duda entre somier o base tapizada también se puede tener a la hora de plantear el material de fabricación de cada elemento. Los principales materiales con los que se fabrican en la actualidad son el hierro o la madera. La madera es un material más noble y resistente que, además, aporta más elegancia y calidez a la cama y a la habitación en general.

No obstante, hay somier lamas o base tapizada fabricadas en hierro. Un material que suelen llevar sobre todo las bases más económicas y de menor calidad. El somier o base tapizada de hierro no conserva la calidez de la madera y su vida útil es más reducida, a pesar de la durabilidad que pueda tener.

Es por eso que, a la hora de elegir un canapé de base tapizada o somier, lo ideal sería escoger una fabricada en madera. Un material que nos permita no solo una mayor durabilidad en el tiempo, algo que agradecerá nuestra inversión y el bolsillo, sino también una mayor calidades y atractivo en la estancia.

Ahora habrá que comprobar el colchón que tenemos para saber que es mejor somier o base tapizada.

Los colchones de muelles

Con un colchón de muelles, por ejemplo, se puede comprar o una base tapizada o somier de láminas anchas. De esta manera, existirá un apoyo total del muelle y el colchón podrá tener una larga vida útil. Aunque tal vez lo mejor sea tener una base tapizada para evitar que el muelle se flexione en exceso y acabe rompiéndose.

Si disponemos de un colchón de muelle ensacado, puedes comprar también una base tapizada o somier de láminas anchas, aunque la mayoría de los fabricantes recomiendan una base rígida o tapizada. Pero siempre que ambos elementos, tanto la base tapizada o somier fijo, sean una buena base para que el colchón no se vuelva demasiado blando.

El colchón viscoelástico y el colchón de látex

En caso de contar con un colchón HR o viscoelástico, deberemos escoger entre un acabado suave o un acabado duro. Ambas cualidades se pueden obtener con una base tapizada o somier multilaminas. El primero lo podemos conseguir colocando en la cama un somier de lamas estrechas, mientras que el segundo se consigue con una base tapizada firme que potencie la dureza y la firmeza.

Este tipo de colchones es más que recomendable que se sitúen sobre un somier de láminas. Son colchones menos transpirables que el muelle y requieren de una base que les deje respirar.

Tal y como podemos ver, la base tapizada o somier son dos elementos indispensables para aprovechar al máximo todas las cualidades de un buen colchón. La elección de uno u otro componente dependerá de una serie de factores. Tenerlos en cuenta será clave para acertar con la decisión final.

A la pregunta, por tanto, de que es mejor una base tapizada o un somier habría que responder en función del colchón que tengamos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.