¿Cómo usar una almohada cervical?

cómo usar almohada cervical

Los dolores de cuello y espalda son cada vez más frecuentes. Y no solo por los esfuerzos y el trabajo del día, sino también por una mala postura al dormir. Para prevenir el dolor de cuello y espalda, lo primero que debemos hacer es mantener una correcta postura en el cuello y la columna vertebral mientras dormimos. Y la mejor forma de mantener el cuello correctamente alineado es durmiendo con una almohada cervical.

Pasamos más de un tercio de nuestra vida durmiendo, por lo que es fundamental prestar especial atención a la postura del cuerpo mientras descansamos. Durante el ciclo del sueño, los músculos se relajan notablemente, por lo que la almohada juega un papel muy importante a la hora de mantener el arco natural del cuello y descansar mejor.

Sin una almohada o un cojín cervical que sostenga bien el cuello, la posición durante la noche podría ocasionar al día siguiente dolores de espalda y de cuello. Esto haría que tengamos que necesitar ejercicios descontracturantes de espalda y cuello. Pero antes de nada, qué es una almohada cervical y como elegir almohada adecuada para cada uno.

Qué es una almohada cervical

Las almohadas para cervicales están especialmente diseñadas para apoyar el cuello y la cabeza de forma correcta y alineada mientras dormimos. Esta almohada es perfecta, por ejemplo, para corregir cifosis durmiendo o la protusión discal c5 c6 + mareos.

Una almohada cervical adecuada nos puede ayudar a mantener en una postura correcta la curva cervical mientras dormimos boca arriba. Así se permite que los músculos, los huesos y los ligamentos se relajen y recuperen su estado normal. Pero, al mismo tiempo, esta almohada es perfecta para quienes duermen de lado, ya que evita que el cuello se disponga de una forma natural.

Uno de los grandes beneficios de dormir con una almohada cervical es que ayuda a mejorar la postura mientras se duerme. También puede mejorar nuestro sueño ya que, al aliviarse los músculos tensos de cuello y hombros, aumenta el flujo de sangre a nuestra cabeza.

Factores a tener en cuenta al comprar una almohada cervical

Es muy importante comprar la almohada o el cojín cervical de un tamaño adecuado. Lo ideal es que la almohada se adapte fácilmente al cuello y la cabeza. Es por eso más que recomendable que, antes de hacer la compra, podamos probar cuál es la almohada que al usarla no nos causa ninguna molestia en la cabeza y el cuello.

No obstante, hay que tener en cuenta una serie de factores antes de comprar la mejor almohada cervical y no solo nos referimos al precio:

El material de fabricación

Muchas de las almohadas cervicales están fabricadas con espuma viscoelástica o espuma de látex. La almohada de látex es posiblemente la más adecuada tanto por su formulación como por ser un material ideal para el buen descanso en cualquier época del año. La cervical de espuma viscoelástica es perfecta para dormir en cualquier posición, muy duradera y suele tener propiedades antimicrobianas y anti-ácaros. No obstante, si buscamos calidad superior, el visco-carbono es uno de los materiales que más éxito están teniendo en la actualidad debido a que es el mejor material para favorecer el descanso, tal como ocurre con la almohada cervical de Liroon.

La posición al dormir

Las almohadas cervicales están especialmente pensadas para alinear los tendones del cuello en el ángulo correcto en función de la postura que tengamos al dormir. Hay almohadas que son mejores para los que duermen boca arriba, mientras que otras son ideales para los que usan la almohada para dormir de lado. Existe una gran variedad de almohadas cervicales que están diseñadas para ofrecer distintas superficies de contacto en función de nuestra postura al dormir.

El colchón

La firmeza del colchón afectará directamente a la cantidad de apoyo que realizamos sobre la almohada cervical. En este caso, hay que valorar si disponemos de un colchón firme o blando, la comodidad del mismo y cuál es el mejor colchón para evitar el dolor de espalda. Hay almohadas cervicales de diferente tamaño que se pueden adaptar a las circunstancias de cada colchón. Pero si nos hundimos en el colchón, el problema no va a ser del todo de la almohada.

El tiempo de adaptación

Si cambiamos de una almohada tradicional a una almohada o un cojín cervical, hay que determinar un tiempo de adaptación. La almohada tradicional obliga a una postura del cuello totalmente diferente a la de la almohada cervical. Puede ser interesante elegir una almohada cervical que cuente con diferentes soportes para el cuello para acostumbrarse más rápido a ella y notar antes sus efectos beneficiosos sobre nuestras cervicales y espalda.

El uso de la almohada cervical

Una vez que tenemos claro cuál es la mejor almohada cervical que debemos comprar, es momento ahora de darle el uso más adecuado para descansar mejor y aliviar los problemas de cuello y espalda.

La colocación de la almohada sobre la cama

Para colocar la almohada cervical sobre la cama, debemos fijarnos en primer lugar en su área curvada. Esta pequeña inclinación debe quedar en proporción al cuello, es decir, esta parte del cuerpo ha de estar en permanente contacto con el área curvada para permanecer durante toda la noche alineada con la columna vertebral. De esta forma, tendremos el cuello rectificado hasta la mañana siguiente.

La cabeza, por su parte, se sitúa en la zona de la almohada cervical que queda más plana. Y los hombros se colocan sobre el colchón para que la alineación de cabeza, cuello y hombros sea la más correcta y adecuada.

La mejor comprobación que podemos hacer es coger la almohada para dormir de lado. Si de esta forma adquirimos una línea completamente recta, la posición será la más adecuada para descansar bien. Así dejaremos de tener molestias musculares y dolores en el cuello y la espalda que pueden volverse crónicos.

Dormir de lado o boca arriba

Las almohadas cervicales están disponibles en diferentes tamaños y grados de firmeza. Para saber cuáles son los tipos de almohadas más adecuados, debemos tumbarnos sobre ella de lado. La cabeza y el cuello deben estar alineados con la columna vertebral de la misma manera que si estuviéramos de pie.

Si nos tumbamos boca arriba, la cabeza debe quedar completamente apoyada sobre la almohada cervical, pero los hombros han de estar en el colchón. Esta postura es la más adecuada para sacarle el máximo partido a la almohada, por lo que nuestro tamaño puede ser también relevante a la hora de escoger una almohada u otra.

En caso de dormir boca abajo, no se recomienda el uso de una almohada cervical, ya que la curvatura que da soporte a las cervicales nos haría arquear el cuello hacia la orientación contraria.

El tiempo de adaptación a una almohada cervical puede llevarnos varias noches. Solo hay que pensar que estamos acostumbrados a dormir con una almohada tradicional y ya tenemos la postura hecha. Sin embargo, solo hay que relajarse y dejar que la almohada haga su trabajo. Además, este tipo de almohadas no se apelmaza con el uso, por lo que siempre nos ofrecerá el soporte y el beneficio que necesitamos.

Errores a evitar en el uso de la almohada cervical

Cuando comenzamos a usar una almohada cervical hay ciertos errores de uso que podemos cometer. Corregirlos desde el principio es clave para que la postura que tengamos al dormir sea siempre la más idónea y no suframos de problemas cervicales.

  • Posar la cabeza sobre la curvatura en la que debe ir el cuello: este error va a generar una mala postura que nos acarreará dolores de cuello y espalda y problemas cervicales al día siguiente.
  • Doblar la almohada cervical mientras dormimos: a pesar de que las almohadas cervicales no se apelmazan, si la doblamos mientras dormimos no obtendremos los resultados deseados.
  • Desechar la almohada los primeros días de uso: hay que ir acostumbrándose poco a poco a la almohada cervical, por lo que si no descansamos bien los primeros días no es que la almohada no surta efecto, lo que ocurre es que necesitamos un periodo de adaptación.

Los beneficios de usar una almohada cervical

Las almohadas cervicales suelen ser muy eficientes a la hora de aliviar el dolor de cuello y espalda, ya que ambos se alinean perfectamente con la columna vertebral mientras dormimos para no perder la postura durante la noche. Sin embargo, este no es el único beneficio de estas almohadas.

✅ No tienen efectos secundarios negativos

Hay quienes toman pastillas y relajantes musculares para el dolor de cuello y espalda. Tratamientos que pueden provocar efectos secundarios negativos para el organismo. Una almohada cervical no produce ningún efecto de este tipo, por lo que son totalmente seguras para cualquier persona. Vienen muy bien, por ejemplo, a aquellas personas que no pueden tomar ningún medicamento para los dolores musculares.

✅ Mejora el descanso al dormir

Si nos sentimos cómodos, vamos a dormir mucho mejor, lo que se traducirá en un mayor descanso durante la noche. Hay personas que tardan mucho tiempo en conciliar el sueño solo por el hecho de no sentirse cómodas en la cama. La almohada es una de las principales razones de esta incomodidad, hasta el punto de que muchos prefieren dormir sin almohada. Tanto los materiales como el diseño de la almohada cervical invitan a estar cómodos y a mejorar nuestro descanso y los dolores de cabeza cervicales.

✅ No pierden la forma

Si hay algo que caracteriza a la mayoría de las almohadas cervicales es que no pierden la forma por mucho uso que tengan. Las actuales mejores almohadas suelen estar fabricadas con un material patentado que se adapta al contorno del cuerpo, pero que regresa a su forma original una vez que no la estamos usando. Esto garantiza que al irnos a dormir o si la utilizamos como almohada cervical viaje la tengamos siempre lista para el mejor descanso.

✅ Ayudan a reducir los ronquidos y aliviar los problemas de apnea del sueño

Una de las razones por las que las personas roncan es por la obstrucción de las vías respiratorias cuando están acostadas. Esto se da especialmente entre aquellos que duermen boca arriba. La almohada cervical permite elevar ligeramente la cabeza manteniendo el flujo de aire constante. Esto hace que se reduzcan los ronquidos y se mejoren los síntomas que dan lugar a la apnea del sueño.

✅ Reducen los problemas de migrañas

Según los últimos estudios, un 30% de los dolores de cabeza están asociados a alteraciones en las vértebras cervicales. Este constante dolor de cabeza cervicales puede dar paso a las molestas migrañas, que no nos dejan mantener un ritmo de vida normal. La almohada cervical es una de las mejores ayudas para reducir los problemas de migrañas, ya que aseguran que la cabeza y el cuello tengan una postura correcta y alineada.

✅ Regulan la temperatura

En verano suele ocurrir que a veces no podemos dormir porque la almohada se calienta. Hasta el punto de que incluso suele ser mejor dormir sin almohada o la volteamos para encontrar el lado más fresco. Con una almohada cervical no tendremos este problema, ya que están elaboradas con materiales naturales que expelen el calor de su interior. De esta manera, vamos a poder dormir mucho más cómodos y frescos incluso en las zonas más calurosas.

✅ Las almohadas cervicales son hipoalergénicas

Al estar fabricadas con fibras naturales, las mejores almohadas cervicales no generan ningún tipo de alergia a las personas que tienen la piel sensible. Precisamente, muchos de los diseños actuales de almohadas cervicales vienen con propiedades anti-ácaros y antibacterianas para que no suframos ningún problema en este sentido.

###

En definitiva, una almohada cervical es la mejor solución para aquellas personas que sufran de dolores de cuello y espalda o no puedan descansar de forma cómoda por las noches. Solo hay que elegir cual es la mejor almohada para cada uno y aprovechar al máximo sus propiedades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.